Saltar al contenido
Todos los rincones más bonitos de Grecia en nuestra página we

Pérgamo: Historia, Turismo y Gastronomía

El nombre Pérgamo proviene de una palabra griega que significa Ciudadela o Acrópolis. Esta ciudad era la antigua capital de Misia, la cual se ubica al noroeste de Turquía, en lo que se conocía como Asia Menor.

En esta ciudad se hallaba una de las siete iglesias a las que el apóstol Juan le escribió un mensaje como parte del libro de apocalipsis.

Por otra parte, la ciudad de Pérgamo se ubicaba a unos 80 km al norte de la antigua ciudad de Esmirna, (actualmente Izmir) y a unos 25 km del mar Egeo. Hoy adyacente al emplazamiento de lo que fue la antigua Pérgamo, se encuentra la moderna ciudad de Bergama.

Una vista al pasado de Pérgamo

Ruinas de la ciudad de Pérgamo

En sus inicios, la ciudad de Pérgamo era una fortificación ubicada sobre una colina inclinada y solitaria entre dos riachuelos. Al cabo de un tiempo Pérgamo se amplió por el valle, y su colina terminó convirtiéndose en la acrópolis.

La ciudadela se hizo famosa por el templo construido en honor a Zeus o Júpiter. Para conocer una historia más famosa de Grecia deberías viajar a Mykonos. En la actualidad el altar de lo que fue el templo de Zeus fue transportado a Alemania en el siglo XIX por unos arqueólogos. Aún puede verse el altar junto con infinidad de relieves y estatuas dedicados a dioses paganos en el moderno museo de Pérgamo, ubicado en Berlín.

No se puede establecer con seguridad el origen de la población de Pérgamo, sin embargo, existe la posibilidad que proceda de Acaya (Grecia). Un dato importante es que para 420 a.d.c la ciudadela ya fabricaba monedas, actividad que es mencionada por el historiador Jenofonte un siglo después.

Con el deceso de Alejandro Magno, vino a formar parte de la región que dominó Lisímaco, uno de sus 4 generales que se repartieron el vasto imperio griego.

Con el tiempo, Filetero el comandante de la ciudadela se convirtió en el gobernador de Pérgamo y los territorios vecinos tras la muerte de Lisímaco.

Fue durante el gobierno de Filetero que Pérgamo empezó a desarrollarse como una ciudad importante y próspera, dando inicio a lo que se conoció como la dinastía atálida. Posteriormente, Atalo I rey de Pérgamo, se une a Roma en la lucha que había emprendido contra los macedonios.

El heredero al trono, Eumenes II, se adueñó de una inmensa biblioteca que llegó a rivalizar con la afamada biblioteca de Alejandría. Fue entonces cuando al parecer se inventa en esa ciudad el pergamino.

Para esa época el reino de Pérgamo controlaba además una parte extensa del territorio del oeste de Asia Menor. El rey Atalo III en 133 a.d.c. transfirió a Roma la ciudad de Pérgamo en su lecho de muerte, convirtiéndose así en la capital de Asia, provincia romana de entonces. No obstante, a pesar que Pérgamo perdió su estatus de capital, conservó su importancia como centro gubernativo administrativo.

Ruinas de la Acrópolis

Que ver en Pérgamo

Quien viaje a Pérgamo debe pasar por lugares que son sin duda una referencia histórica de un pasado esplendoroso, como la Acrópolis, el Asclepion, Serapeo, el Templo de Trajano y su emblemático Teatro, el más grande que existía entonces.

  • Acrópolis. La acrópolis está ubicada en una colina de 335 metros en Bergama, donde se puede observar varios restos arqueológicos. Al recorrer la parte baja del ágora se halla el gimnasio, el templo dedicado a Deméter, los baños romanos y el ágora inferior.
  • Asclepion. Se ubica en dirección a Esmirna, a más de 3,5 km del centro del poblado. Era considerado el hospital más famoso de la antigüedad, construido en honor a Asclepio o Esculapio, dios de la sanidad. De hecho, el renombrado médico galeno vivió en el Asclepion. Aún se puede recorrer de aquellos tiempos espléndidos monumentos tales como el teatro para los pacientes, la antigua calle larga, los túneles de dormición o su patio con columnas jónicas.
  • Serapeo. Este antiguo templo fue construido en honor a la deidad egipcia del infierno. Se construyó en parte baja de la ciudad de Pérgamo. Fue Ptolomeo I quien instituyó la devoción a Serapis, culto que se centró en la ciudad de Alejandría. Este dios egipcio era considerado además una divinidad de la sanidad y en particular de la ceguera. También se le veneró en los antiguos imperios griegos y romanos.
  • Templo de Trajano. El templo que data del siglo II d.c. y dedicado al emperador Trajano fue restaurado de forma impresionante.  Su ubica al lado de la biblioteca de la ciudad, la cual fue respetada como la segunda más importante del mundo antiguo. Es en Pérgamo donde se inventó el pergamino, debido a lo difícil que resultó conseguir papiro tras la ruptura de las relaciones con Egipto.
  • Teatro. La inclinación del teatro es una de los atractivos que se pueden apreciar aún en Turquía. Ubicado en un borde de la acrópolis de la ciudadela, tenía un aforo para unos 10.000 espectadores. Fue construido durante el periodo helénico y remodelado durante el periodo romano.
Comida ateniense para todos los gustos

Gastronomía de Pérgamo

Existe una amplia gastronomía de Pérgamo que puede ser degustada por los viajeros que decidan visitar la Acrópolis ubicada en la moderna ciudad de Bergama.

Si deseas degustar otros productos típicos griegos deberías viajar a Atenas.

Uno de los productos por excelencia en la mesa griega es el queso feta, el cual se sirve en tajada o loncha. Además, el queso feta es un ingrediente principal de la famosa ensalada Horiatiki y protagonista en diferentes platos distintivos de la cocina helénica como:

  • La tiropita
  • La feta sjaras
  • Las mezedes o tapas.

El queso feta es un compañero ideal para una ensalada de tomates y aceitunas. Por ejemplo, un buen feto, tomate, aceite de oliva y vino blanco acompañado de crujiente aperitivo cretense dakos o del paximadi pan cretense es una delicia que debe probarse.

El queso feta se puede comprar en cualquier tienda al peso. Actualmente, es posible encontrarlo también en supermercados o establecimientos en forma de tarros de cristal, tabletas o envases de latón si las porciones son grandes.

Si todavía tienes hambre de gastronomía griega descubre más y, quien sabe, quizá encuentres otros platos aún más apetecibles.

Tal como restos arqueológicos de la Acrópolis o el Museo de Pérgamo han superado el paso del tiempo, el queso feta y su gastronomía continúan presente como testigo de cientos de años de historia que se entrelazan con la modernidad. En efecto, Pérgamo es una ventana al pasado.

Si quieres ver otros lugares populares de Grecia deberías viajar a Santorini.